La contumacia del error

10 abril, 2015

Ángel Martín

Decía Espinosa que las ideas inadecuadas y confusas siguen un orden tanto o más perfecto que el de las ideas adecuadas (en su libro Ética, proposición XXXVI). Impresiona observar cómo, después de cuatro siglos, la filosofía de un pensador heterodoxo como Espinosa puede continuar vigente y afilada.

En el el borrador autonómico de aplicación de la LOMCE, esa ley educativa que ha traído un consenso generalizado y que por fin resolverá la nefasta inestabilidad del sistema docente en España, encontramos ese orden tanto o más perfecto de la confusión al que aludía Espinosa. No solo por lo que toca a la desaparición de la historia de la filosofía en segundo de bachillerato (ese bachillerato del que el Partido popular afirmaba en su programa electoral de 2011 pre-Wert que sería de tres años [página 84]), sino por lo que toca a la situación que nuestra comunidad pretende asignar a la misma.

La propuesta es que quede como materia optativa (ahora se llaman “específicas”, quién sabe por qué) solo para los estudiantes que opten para la modalidad de ciencias sociales. Es decir, que se entiende que un alumno de ciencias (o de artes) no requiere de esta formación, e incluso que le puede resultar contraproducente, o amenazadora o, en último término, fatal para su educación. Dentro del catálogo de optativas (o específicas) de ese curso, solo ocurre algo similar con Dibujo técnico II, ahora solo disponible para los alumnos de ciencias, en contra de lo que la misma LOMCE establece. Dibujo técnico e Historia de la filosofía se han convertido en las apestadas, restringidas sin explicación a modalidades de bachillerato sin causa aparente, pero solo aparente.

Como decía Espinosa, la lógica del error es aplastante. Desde el momento en que se entiende la materia de Historia de la filosofía como no obligatoria, alguien ha pensado que eso es para los de ciencias sociales, o para los de humanidades, o para los de “letras”, en definitiva. Y ahí es donde reside el orden perfecto del error. La división entre “letras” y “ciencias” (y sus hermanos bohemios, “artes”) sigue plenamente vigente y a toda marcha en los planes y programas que las autoridades educativas van emitiendo puntualmente.  La Historia de la filosofía se queda para los de letras, porque los de “ciencias”, para qué van a necesitar eso. La idea que parece estar detrás (if any, que diríamos ahora en la jerga) es que las materias de ciencias se bastan a sí mismas para comprenderse, que las matemáticas son lo que son y que la física es lo que hay en los manuales. Cualquiera puede hacer la prueba y preguntar a su hijo o hija en esas edades, o incluso más allá, en la universidad, o también a cualquiera por la calle, o en su bar habitual, (con cuidado, por si no le vuelven a dejar entrar, nadie quiere eso) qué son las matemáticas, qué es la física, es decir, qué son las ciencias en general o, ya puestos, qué es eso que llama “realidad” o qué cosa es eso que llamamos “cosa”. Son términos que se usa a menudo, mucho más comúnmente de lo que se suele admitir. Por qué hay becas para los físicos (las que quedan) pero no para Sandro Rey,  o qué significa “justo”. Esos asuntos son los que se estudian en clase de Historia de la filosofía, qué impacto tiene para la ética la objetividad de la geometría (un tema querido a Platón), qué distingue el dogmatismo de la cientificidad, cuestión que Kant investiga o qué es eso tan aparentemente simple de la certeza que indagaba Descartes. Normalmente la inquietud relativa a la legitimidad de la propia ciencia procede, precisamente, de los científicos, que no solo se preocupan de la resolución de integrales o de la electricidad, sino de cómo comprender adecuadamente la noción de “verdad científica” o, simplemente, de “ley”.

Pues bien, estas son las cuestiones a las que ahora no van a tener acceso sistemático gracias a esta propuesta autonómica que todavía se puede rectificar. Es absurdo delimitar esta disciplina a la especialidad de ciencias sociales. Que tampoco los estudiantes de bachillerato artístico tengan formación en ella constituye un mayúsculo despropósito formativo, que desprende la estética misma (instaurada por Baumgarten, un seguidor de Leibniz, y filósofo) de la formación artística. Juzguen ustedes.

Habrá quien considere estas cuestiones gremiales e indiferentes a los problemas importantes de la educación. Otros dirán que esas son cuestiones secundarias frente a los “verdaderos problemas” del sistema educativo (la repetición, la ratio alumno-profesor, la concertación o la profesionalización de las directivas, por citar algunos) . Pero el problema más importante actualmente del sistema educativo es que está tan enfangado en proyectos (de TIC, competencias, educación emocional, valores viales, resolución de conflictos, innovación, CLIL, Moodle, planes de mejora, PISA, diagnósticas…), que ha perdido las referencias básicas sobre contenidos curriculares. Esta afirmación sonará a muchos anticuada o reaccionaria o ambas cosas. La nueva ley fragmenta el currículo básico a todos los niveles no solo a escala autonómica sino de centros hasta un límite nunca antes alcanzado. Es urgente reflexionar sobre cuál es el papel que corresponde a la escuela en la actualidad, depósito al que se confían todas las soluciones del mundo actual. Es necesario plantear la obligatoriedad de una formación científica sólida y unos conocimientos lingüísticos y literarios fundamentales, más allá de la optatividad sin cuento y  una diversificación sin sentido. Qué papel corresponda a la filosofía en ese entorno es una pregunta imprescindible y, por cierto, inalienable. Es cierto que algunos docentes de filosofía han decaído en un cómodo historicismo sin conexión con el presente. También toca una profunda reflexión sobre el ejercicio docentes de la Historia de la filosofía, cuyo capítulo más vergonzante ya tratamos hace un tiempo. Otro tanto cabría decir sobre el sistema educativo en general.

De nada serviría la reflexión de Espinosa si no tuviese algún carácter predictivo. En primero de bachillerato, como alternativas a la religión, se han estipulado dos materias: anatomía aplicada y  cultura científica (¿con qué lógica?, ni lo piensen: o estudios anatómicos o ciencia general o religión, ¿existe algún criterio en esa división?). Ya veremos a quién se adscribe la impartición de una materia de clara vocación reflexiva, como es esa “cultura científica”. Veremos.

PD. La única alternativa acorde al borrador para tratar de que la materia de Historia de la filosofía se llegue a impartir en todas las modalidades de bachillerato pasa por entender el artículo 36, punto 4, apartado l) de modo tal que la referencia a “materias troncales” incorpore a la materia de Historia de la filosofía, aunque previamente haya sido restringida (mismo artículo, punto 2, apartado e)) a la modalidad de Ciencias sociales. Llamen a su letrado.

Categorías: General by A.M.
3 comentarios »

Charla Antonio Escohotado

22 enero, 2015

Charla Antonio Escohotado

Categorías: Cursos by admin
0 comentarios »

Curso “Actualización en Filosofía y su didáctica 2015″

12 enero, 2015

Estimados compañeros,
Os adjuntamos a continuación la información relativa al curso de filosofía que la SFPA ha organizado para el presente curso académico. Os animamos encarecidamente a asistir y a participar en las actividades.

Click en la imagen para ampliar

Este año para la conferencia inaugural del curso contaremos con la presencia de Antonio Escohotado con una charla titulada Empresarios y empleados. La entrada a esta actividad será libre.

El curso está reconocido por la Conselleria d’Educació como 30 horas de formación para el profesorado. Aquellos que no seáis profesores podréis inscribiros a través de la UMH para recibir el reconocimiento de las horas (el plazo de matrícula en la UMH se abrirá al inicio del curso, si alguien estuviera interesado en esta modalidad puede mandarnos un correo para que le informemos, o estar atento al blog de la SFPA, donde se informará de todo puntualmente).

Os recordamos que las plazas son limitadas y que los socios de la SFPA disfrutarán de matrícula gratuita.

Esperamos que sea de vuestro interés.

Atentamente

Ángel Martín
Presidente de la SFPA

Toda la información siguiendo el enlace: Curso de Actualización en Filosofía y su didáctica 2015

Categorías: Cursos by admin
6 comentarios »

Currículo básico de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato

5 enero, 2015

Feliz 2015.

El 3 de enero se ha publicado en el BOE el nuevo currículo LOMCE. Cabe hacer algunas reflexiones respecto a las materias de filosofía:

Quien tenga la suerte de poder impartir Filosofía en 4º de ESO se las tendrá que ver con cuestiones como:

Conocer la concepción contemporánea sobre la inteligencia, incidiendo en la teoría de la inteligencia emocional de Daniel Goleman

Conocer las implicaciones filosóficas de la teoría del Caos, comprendiendo la importancia de señalar si la naturaleza se rige por leyes deterministas, o bien, si rige el azar cuántico, y argumentar la propia opinión sobre cómo afecta esta respuesta de cara a la comprensión de la conducta humana

Utilizar la técnica del brainstorming para construir una historia literaria con trasfondo filosófico.

Por lo que toca a primero de bachillerato:

Si no conocen a Juan Carlos García Borrón, mentado como autor de referencia en filosofía de la ciencia junto Aristóteles, Popper, Kuhn, B. Russell o A. F. Chalmers, aquí tienen un enlace con algo de información sobre su vida y obra. Por cierto que, en continuidad con lo indicado en cuarto, de nuevo se habla de un “reencuentro de la Filosofía y la Física en la Teoría del Caos”, aunque no se informa de más al respecto.

Por otro lado, para quien crea que el currículo ha sido expurgado de la iniciativa empresarial con que al principio apareció, en el bloque de la racionalidad práctica tiene:

En los contenidos:

  • La filosofía y la empresa como proyecto racional.
  • El modo metafísico de preguntar para diseñar un proyecto, vital y de empresa.
  • Los procesos de cuestionamiento y la importancia de la definición de objetivos.
  • El proceso de análisis racional del conjunto de un sistema, de los elementos que lo integran y del orden racional que subyace a la estructura lógica de un proyecto, vital y empresarial.

En los criterios de evaluación:

  • Conocer las posibilidades de la filosofía en la creación de un proyecto, en general y, en el ámbito empresarial, en particular, valorando su papel potenciador del análisis, la reflexión y el diálogo
  • Comprender y apreciar la función axiológica de la Ética para establecer un sistema de valores que permita mejorar el clima laboral, comprendiendo que los valores éticos son clave para lograr el equilibrio entre innovación, sostenibilidad y competitividad.

En los estándares de aprendizaje:

  • Utiliza conceptos con sentido filosófico aplicándolos en el contexto empresarial: principios, saber, orden lógico, finalidad, demostración, razonamiento, inducción, deducción, argumentación, sentido, significado, creatividad, diálogo, objetivo/subjetivo, emociones, globalidad, valor, entre otros.
  • Diseña un proyecto, vital o empresarial, sobre la base de la filosofía, valorando la íntima relación entre los pensamientos y las acciones, entre la razón y las emociones, a través del diálogo, la argumentación y el lenguaje filosófico.

Son solo algunos ejemplos, la comprensión y el alcance de estas propuestas quedan a juicio de cada cual.

Por supuesto Historia de la Filosofía de segundo de bachillerato queda como materia de opción (optativa) según establezca la Administración (sic.) educativa o en su caso los centros docentes, solo para la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales. En las otras dos modalidades (Artes y Ciencias) se podrá incluir como materia específica entre unas cuantas del elenco.

Al final los “Valores éticos” se quedan para toda la ESO como materia específica. Al final los “Valores éticos” se quedan para toda la ESO como materia específica. No es un error, aparece por duplicado, en las asignaturas específicas de oferta obligatoria y en las de oferta optativa. Por cierto, el corta y pega del ministerio les ha jugado un pequeño problema, puesto que el lugar donde se menciona este segundo tipo de específicas (página 178 del BOE), para el caso del primer ciclo de secundaria, se menciona un apartado inexistente (el 4.b); se han confundido con la organización de cuarto de ESO parece (en éste sí que está).

No mencionamos otras materias que constituyen un verdadero canto de sirena. ¿Y lo positivo? Filosofía recupera su denominación y aparece una optativa de Filosofía en cuarto de la ESO.

Dicen que si se dejara a un ordenador utilizar los signos lingüísticos durante milenios, para ir produciendo líneas de texto, al final llegaría a componer el Quijote. Por pura probabilidad, al final terminaría ocurriendo. No sé por qué algunas cosas de este currículo recuerdan a ese proyecto. Ahora veremos cómo gestionan las comunidades autónomas en periodo electoral un currículo de una Ley que supone la mayor diversificación de materias (y, por tanto, de profesorado) de la historia educativa en España.

Feliz 2015.

Fuentes:

BOE.
Proyecto Filosofía en español.

Categorías: General by A.M.
0 comentarios »

Borrador del real decreto de especialidades: hacia el mercado educativo pletórico.

6 noviembre, 2014

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ultima las modificaciones necesarias para completar su reforma educativa. Lo hace, como ya desde el principio, enajenándose de cualquier contacto con lo que algunos denominan “comunidad educativa”. Al menos con los agentes de la red pública pública (no es un pleonasmo) que debe concebirse allí como minoritaria.

Ahora semiaparece (solo han tenido acceso nuestros esforzados sindicatos) el borrador del Real Decreto de especialidades, que determina las atribuciones docentes del profesorado. Y como románticos nos hace suspirar… ¡Qué tiempos aquellos cuando los profesores lo eran de algo! Tan obsoleto como la cátedra o la pizarra, como el sereno o el walkman; ahora nos dirigimos hacia una globalización de atribuciones que da letra a lo que, por otra parte, ya estaba de moda en los centros docentes: la liberalización del mercado disciplinar.

El ministerio es coherente con su autismo, en el sentido patológico del término. Ha resultado empíricamente más fácil para representantes educativos contactar con el grupo parlamentario del partido gobernante (por cierto, compometido con la filosofía, como ya hicimos constar) que con el propio Ministerio, el cual, como cierto castillo kafkiano, se comunica por cauces más subrepticios y sibilino (páginas electrónicas de funcionamiento dudoso, sirva de ejemplo). En lo que nos toca, cierto es que algunos representantes filosóficos han tenido encuentros cara a cara con representantes del Ministerio (ya hemos informado de ello). Pero una serena reflexión tal vez muestre que en esos últimos encuentros nadie era quien decía ser. La reforma educativa ha sido asunto del tándem Wert-Gomendio, los cuales, cuan Hernández y Fernández, avanzan sorteando obstáculos sin conciencia de tropiezo.

Y el caso es que tienen razón. Esta reforma educativa se caracteriza por una «explosión liberal» y la reforma sobre especialidades es consecuencia lógica de ello (otro concepto demodé). Explosión de los sistemas educativos posibles en la educación española, puesto que las comunidades autónomas y los centros podrán establecer líneas de entre nueve y trece materias para sus estudiantes, dependiendo de la cotización del mercado o, lo que siempre es tranquilizador, de los planes y veleidades de las autoridades autonómicas y de los directores. Una cantina educativa, donde se podrá elegir entre double shot de matemáticas o filosofía al barista, antaño conocido como equipo directivo. ¡Qué tiempos aquellos en los que un profesor sabía de qué era profesor!

La posible presencia de múltiples materias en número variable de comunidad a comunidad e incluso de centro a centro hacía necesario que el profesorado entrase en una categoría que desbordase sus límites específicos. Ahora cualquiera podrá impartir casi cualquier cosa. El ‘casi’ está como prurito de vergüenza que todavía (¿todavía?) le queda a la auctoritas.

Imaginemos al profesor de Filosofía en su medio: el comercio de asignaturas a costa de la supervivencia en el centro, la habilitación in extremis, la reclamación de alguna migaja de obligatoriedad u “optatividad” que permita su conservación darwiniana, la necesidad e incluso disposición a impartir cualquier cosa, llámese Griego o Cultura Valenciana 2 (al tiempo). Algunos suspirarán aliviados, maledicente ironía, al saber que también el Ministerio proyecta asignar Valores éticos, la antigua nueva (no es un oxímoron) Alternativa a la Religión a los departamentos de Filosofía… y Ciencias sociales. Pero quien considere tal un éxito, que observe el paisaje que esboza este proyecto de Real Decreto. Como en el mercado, nada está a salvo del bankrupt… (¡quién tuviera el parapeto de una Unión Europea para protegerse!)

La liberalización del mercado disciplinar exige la liberalización del mercado docente del que este borrador es resultado. Resulta llamativo que los medios de comunicación hayan escogido la especialidad de Filosofía para sus titulares. Pero si hubieran leído los borradores curriculares, como hemos hecho nosotros (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8) , verían que la Filosofía concebida por el Ministerio no se aleja demasiado del márquetin (MECD dixit) o de la iniciación empresarial. Para el autor del borrador la filosofía incorpora temas (en el bloque 7. Cultura y sociedad, leyendo los «criterios de evaluación») como la creación de proyectos empresariales (10. Conocer las posibilidades de la filosofía en la creación de un proyecto, en general y, en el ámbito empresarial), la mejora axiólógica del “clima laboral” (para lo cual, por cierto, preferiríamos el aire acondicionado sin legionela, a ser posible: 15. Comprender y apreciar la función axiológica de la Ética para establecer un sistema de valores que p ermita mejorar el clima laboral, comprendiendo que los valores éticos son clave para lograr el equilibrio entre innovación, sostenibilidad y competitividad), así como la culminación metafísica del mundo de la empresa (11. Comprender la importancia del modo de preguntar radical de la metafísica para proyectar una idea empresarial). [What the f**k! que diría Sid Vicius]

Como conclusión, cabe preguntarse el para qué todo esto. Al fin y al cabo, según las encuestas, el futuro de esta ley es muy incierto. Esperemos que el salutífero asamblearismo que parece avecinarse conserve a la Filosofía en el sistema educativo. Tenemos algunos antecedentes a los que abrazarnos, como el de Sócrates o Anaxágoras. Non ti preocupare.

 

P.D. Ya Adela Cortina ha recibido un premio del MECD por su obra Para qué sirve realmente la Ética. Cosas de la consecuencia lógica.

Categorías: General by A.M.
3 comentarios »

página siguiente