II Olimpiada de Filosofía de la SFPA

19 octubre, 2009

Leviatán

Estamos ultimando los preparativos de la II Olimpiada, pero hemos decidido abrir la inscripción a los centros para que se apunten cuanto antes. El tema de este año es: Los límites del Estado. Se propone la realización de un ensayo argumentativo partiendo de tres textos clásicos de Platón, Kant y Thoreau sobre el Estado, más otros textos complementarios que se desee aportar y analizar.

La referencia a los tres autores es obligada, de modo que el alumno sea capaz de mostrarse a favor o en contra de las propuestas de éstos. La extensión no excederá los cuatro folios, incluyendo bibliografía, con tipo de letra Arial, espacio interlineal de 1,5 y sin portada. El título deberá encabezar el documento, con el pseudónimo del autor en la línea siguiente. Los márgenes superior e inferior a 2,5 cm. y el izquierdo y derecho: 3 cm.

Iremos ampliando información progresivamente hasta la publicación de las bases, que se realizará en breve. Para inscribirse pincha en la imagen del Leviatán, o aquí.

Sin embargo, algunas personas se desconcertan al tratar de obtenerlo remedios en l

Comparte

Categorías: Olimpiada by admin
4 comentarios »


4 comentarios en “II Olimpiada de Filosofía de la SFPA”

  1. hola,

    daremos noticia a los alumnos del IES La Torreta de Elche. Pero no entiendo muy bien la obligatoriedad de estos autores. Para hablar del Estado, si por tal entendemos el Estado democrático y no cualquier prolongación del Zigurat mesopotámico, etc., pienso que hay otros autores obligatorios: más que Platón, el autor de referencia es claramente Aristóteles; y en la modernidad, podemos escoger a Locke y por supuesto a Spinoza (en el entorno histórico que va de Maquiavelo hasta Hobbes). en cuanto a lo más contemporáneo, Kant es sin duda una referencia ineludible, para lo bueno y para lo malo -finalmente, más para esto. Pero no entiendo cómo se considera obligatorio a Thoureau, de una forma más profunda la cuestión de la ley y de la libertad fue tratada estupendamente por Stuart Mill en “On liberty”.

    la cuestión es demasiado ambigua: límites del Estado puede significar cualquier cosa de entrada. ¿a qué hace referencia el título? ¿a las leyes del Estado? ¿al gobierno? ¿al poder? ¿qué es el poder? ¿hablamos de límites positivos o negativos? pero, para empezar, me parece que los autores de lectura obligatoria que habéis escogido no son una buena manera de concebir qué se entiende por “Estado” (tampoco el “Estado de Derecho” de Kant).

    en todo caso, saludos y suerte.

  2. 1. Lo obligatorio de los autores es incluir alguna referencia a sus argumentaciones durante la exposición propia.
    2. No está restringido a ellos. Lee donde se dice: “más otros textos complementarios que se desee aportar y analizar”
    3. La pregunta es deliberadamente ambigua, de modo que cada cual desarrolle su argumento como estime oportuno.
    4. Respecto a los autores elegidos no se pretende que sean la referencia respecto a qué concepción del Estado debe mantenerse.
    5. Aún estamos a tiempo de recibir propuestas interesantes.

  3. Platón: república y leyes. no queda claro cuál puede ser el sentido de los “límites del Estado”. como siempre, según me parece, esto en Platón es desechable, y en todo caso nos acaba remitiendo a los “límites del conocimiento” (del pensamiento y del razonamiento), más bien, para lo cual también hay teorías mejores que las de Platón.

    Kant: Estado de Derecho. la concepción es muy clara, aunque no muy válida.

    Thoureau: se entiende que se hace referencia a la “desobediencia civil”, a la cual el bueno de Henry solo le dedicó dos años.

    yo he mencionado a Aristóteles, Spinoza y Locke. Pero si realmente tengo que sugerir a alguien como referencia obligada en esta amplia reflexión que se propone, dado que los otros son quizá complejos para la edad y requieren además de una buena contextualización histórica que a todos nos queda un poco lejana, pues propongo ineludiblemente a Stuart Mill y su “Sobre la libertad”.

  4. Me parece que los textos propuestos no desmerecen el propósito de animar la reflexión sobre el tema consignado en la Olimpiada, si bien es cierto que, también a mi parecer, acotar el asunto habría sido mejor: no se pierde riqueza, se gana en profundidad y se evita el congénito peligro de la divagación; pero no creo que la cosa sea para tanto: hay un jurado que filtra la selección. Otrosí, a poco que se medite en el asunto, aparecerían multitud de títulos y autores que podrían servir para la causa; y es innegable que Stuart Mill es una notable muestra. A mí me gustaría proponer a Hobbes, en un texto del otro monstruo, el Behemoth; helo aquí:

    “B. ¿También hay que obedecer de forma activa a los tiranos en todo? ¿O es que en nada puede ser desobedecido un mandato legítimo del rey? ¿Y si me manda que con mis propias manos ejecute a mi padre, si hubiera sido condenado a muerte por la ley?

    A. Ése es un caso que no hay por qué plantearse. Nunca hemos leído ni oído hablar de un tirano tan inhumano como para ordenar tal cosa. Si alguno lo hizo, hemos de preguntarnos si ese mandato era una de sus leyes. Pues por desobedecer a los reyes entendemos desobedecer sus leyes, aquellas leyes suyas que fueron hechas antes de ser aplicadas a ninguna persona particular; pues el rey, aunque como padre de hijos y amo de criados manda muchas cosas que obligan a esos hijos y criados, nunca manda al pueblo en general salvo mediante una ley anterior, y lo hace como persona política, no como persona natural. Y, si un mandato como el que decís estuviera urdido en una ley general (cosa que nunca ha ocurrido ni ocurrirá), estaríais obligado a obedecerlo, a menos que abandonéis el reino tras la publicación de la ley y antes de que vuestro padre sea condenado.”

    Hobbes. “Behemoth”. Diálogo I. Tecnos. Madrid. 1992. (Trad. Miguel Ángel Rodilla)

    Saludos,
    Adolfo

Comentar

You must be logged in to post a comment.

«
»