37 horas y media

20 octubre, 2010

Dentro de las noticias del día, el presidente de la FAPA Gabriel Miró afirmaba lo siguiente:

[...] denuncia que la dirección territorial de Educación en Alicante está aprobando para algunos centros “jornadas de locura que permiten la salida de los colegios a las 16.30 de la tarde. Pido responsabilidad a las familias”, demandó. Respecto al profesorado añade que debe cumplir sus 37 horas y media de trabajo “en el centro para que las tutorías docentes con los padres se puedan llevar a cabo”.

El tema de las horas de permanencia en el centro es muy antinguo, pero ahora ha regresado a la palestra con las noticias relativas a los cambios en las sesiones horarias. Entre otras cosas se afirma que hay centros con periodos de 45 minutos de clase por ahí.

El proceso de fiscalización del profesorado queda reflejado en expresiones como “tutorías docentes con los padres”. Qué pueda ser tal cosa es algo interesante de aclaración. Las acciones tutoriales no son las acciones docentes, lo cual no implique que alguien combine las dos o incluso las confunda en sus clases. Pero las labores de orientación no son las propias de las tareas de transmisión. Esto último la idea de “instrucción” en definitiva, ha sido exiliada del vocabulario educativo, y así nos va. Tutorías docentes para padres ¿se entiende como cursos de orientación para éstos, o más bien como inquisición sobre la práctica del docente en el aula con su(s) hijo/a(s)? ¿O acaso será otra cosa? ¿Fomentamos así el prestigio de la profesión docente? ¿No se confunden las tareas del profesor con el mero “estar presente” in corpore en los institutos a la espera (suspirando) de algún padre o madre con el que hablar para explicarle por qué hacemos lo que hacemos, quiénes nos creemos, y cómo, sin conocer realmente a sus hijo(a)s nos permitimos el lujo de evaluarlos?

Vale la pena leer opiniones como la reflejada por Gemma Piqué, presidenta de la confederación de AMPAs Gonzalo Anaya, quien distingue entre “autoridad impuesta” y “autoridad ganada”, indicando que la primera no debería estar garantizada para los profesores. Vale leer todo esto en continuidad con las ideas pedagógicas vigentes sobre las comunidades de aprendizaje. Básicamente la conversión de los Institutos en centros sociales, que es hacia donde nos parecemos dirigir, si no hemos llegado ya.

Sin embargo, algunas personas se desconcertan al tratar de obtener buenas calificaciones remedios en l

Comparte

Categorías: Noticias by admin
0 comentarios »


Comentar

You must be logged in to post a comment.

«
»