Novedades

Examen PAU junio 2013

A continuación los textos de la prueba.

Además, en los siguientes enlaces, tenéis escaneada la prueba completa.

Prueba completa castellano.

Prueba completa valenciano.

Platón – Plató

Lo que proporciona la verdad a los objetos del conocimiento y la facultad de conocer al que conoce es la idea del bien, a la cual debes concebir como objeto del conocimiento, pero también como causa de la ciencia y de la verdad; y así, por muy hermosas que sean ambas cosas, el conocimiento y la verdad, juzgarás rectamente si consideras esa idea como otra cosa distinta y más hermosa todavía que ellas. Y, en cuanto al conocimiento y la verdad, del mismo modo que en aquel otro mundo se puede creer que la luz y la visión se parecen al sol, pero no que sean el mismo sol, del mismo modo en éste es acertado el considerar que uno y otra son semejantes al bien, pero no lo es el tener a uno cual quiera de los dos por el bien mismo, pues es mucho mayor todavía la consideración que se debe a la naturaleza del bien.
Platón, La República, 508e —509a. (Trad. J. M. Pabón y M. Fernández Galiano).

Per tant, el que confereix veritat als objectes del coneixement i dóna a qui coneix la possibilitat de fer-ho, ja pots ben dir que és la idea del bé, la qual, pensa que és causa, sí, del saber i de la veritat com a objectes de coneixement; ara, tot i ser belles totes dues coses, el coneixement i la veritat, si consideres que hi ha alguna cosa encara més bella, has ben fet, 1’encertes. El saber i la veritat, com en el cas de la llum i de la vista, creure’ls semblants al sol és fer ben fet, peró considerar que són el sol no és ben fet; i, així mateix, creure, tornant al saber i la veritat, que totes dues coses són semblants al sol, aixó es correcte, peró creure que són el sol, ni l’una ni l’altra, aixó no n’és. El bé és d’una tal manera que mereix una més alta consideració.
Plató, La República, 508e —509a. (Trad. C. Miralles).

Aristóteles – Aristótil.

La virtud está referida a los afectos y las acciones, en los cuales el exceso yerra y el defecto es censurado, pero el término medio es alabado y acierta. Y ambas cosas son propias de la virtud. Por lo tanto, la virtud es un cierto tipo de media, que tiende a alcanzar el término medio. (…)
Por lo tanto la virtud es un hábito relacionado con la elección, que está en la media con respecto a nosotros, determinada por la razón y por lo que determinaría el hombre prudente. Es la media entre dos vicios, el que se da por exceso y el que se da por defecto. Y además lo es porque unos vicios no alcanzan y otros exceden lo que se debe tanto en los afectos como en las acciones, mientras que la virtud encuentra y elige el término medio. Por esto según la entidad y la definición de la esencia decimos que la virtud es la media, pero según lo mejor y lo que está bien es una extremidad.
Aristóteles, Ética a Nicómaco 1106 b – 1107 a. (Trad. Juan de Dios Bares).

La virtut está relacionada amb les passions i les accions, en les quals l’excés suposa una errada i el defecte és objecte de censura, mentre que el terme mig és objecte de lloan9a i suposa un encert, i aquestes dues coses són própies de la virtut. La virtut és, per tant, una mena de terme mig, si més no perqué apunta al bell mig. (…). La virtut és una disposició afectada per l’elecció deliberada, que consisteix en un terme mig relatiu a nosaltres i determinat per la raó, és a dir, per aquella amb la qual una persona intel•ligent la limitaria. És un terme mig entre dos vicis: un per excés i altre per defecte. A més, ho és també per ser els vicis deficients uns i altres excessius més del necessari en les passions i les accions, mentre que la virtut troba i prefereix el terme mig. Per aixó d’acord amb la seus esséncia i la raó que defineix quin es el seu ser, la virtut és un terme mig, peyó d’acord amb l’excel•lencia i la perfecció, un extrem.
Aristótil, Ética a Nicómac 1106 b – 1107 a. (Trad. C. Monzó).

Kant

La crítica no se opone al procedimiento dogmático de la razón en el conocimiento puro de ésta en cuanto ciencia (pues la ciencia debe ser siempre dogmática, es decir, debe demostrar con rigor a partir de principios a priori seguros), sino al dogmatismo, es decir, a la pretensión de avanzar con puros conocimientos conceptuales (los filosóficos) conformes a unos principios —tal como la razón los viene empleando desde hace mucho tiempo—, sin haber examinado el modo ni el derecho con que llega a ellos. El dogmatismo es, pues, el procedimiento dogmático de la razón pura sin previa crítica de su propia capacidad. Esta contraposición no quiere, pues, hablar en favor de la frivolidad charlatana bajo el nombre pretencioso de popularidad o incluso en favor del escepticismo, que despacha la metafisica en cuatro palabras. Al contrario, la crítica es la necesaria preparación previa para promover una metafisica rigurosa que, como ciencia, tiene que desarrollarse necesariamente de forma dogmática y, de acuerdo con el más estricto requisito, sistemática, es decir, conforme a la escuela (no popular).
Kant, Crítica de la razón pura, Prólogo a la 2a ed. B XXXV- BXXXVI. (Trad. P. Ribas).

La crítica no está oposada al procediment dogmátic de la raó en el seu coneixement pur en tant que ciéncia (car aquesta ha de ser sempre dogmática, go és, estrictament demostrativa des de segur principis a priori), sinó al dogmatisme, és a dir, la pretensió d’anar endavant solament amb un coneixement pur de conceptes (el coneixement filosófic), segons principis com els que la raó té en ús fa molt de temps, sense informacions de la forma ni del dret amb qué hi ha arribat. Dogmatisme és, doncs, el procediment dogmátic de la raó pura, sense crítica prévia de la seua própia capacitat. Aquesta oposició, per consegüent, no ha de parlar a favor de la superficialitat xerraire, sota el presumptuós nom de popularitat, ni encara menys a favor de l’escepticisme, que procedeix sumáriament amb la metafisica sencera; la critica és més aviat la necessária organització prévia per a la promoció d’una sólida metafisica com a ciéncia, que per necessitat ha de ser realitzada dogmáticament i, segons l’exigéncia més estricta, sistemáticament; per tant d’acord amb l’escola (no popularment).
Kant, Crítica de la raó pura, Próleg 2a ed. B XXXV- BXXXVI. (Trad. J. B. Llinares).

Nietzsche

Es conocida mi exigencia al filósofo de que se sitúe «más allá del bien y del mal», – de que tenga debajo de sí la ilusión del juicio moral. Esta exigencia se deriva de una intuición que yo he sido el primero en formular: la de que no existen hechos morales. El juicio moral tiene en común con el juicio religioso esto, el creer en realidades que no lo son. La moral es únicamente una interpretación (Ausdeutung) de ciertos fenómenos, dicho de manera más precisa, una interpretación equivocada (Missdeutung). El juicio moral, lo mismo que el juicio religioso, corresponde a un nivel de ignorancia en el que todavía falta el concepto de lo real, la distinción entre lo real y lo imaginario: de tal manera que, en ese nivel, la palabra «verdad» designa simplemente cosas que hoy nosotros llamamos «imaginaciones». El juicio moral, en consecuencia, no ha de ser tomado nunca a la letra: como tal, siempre contiene únicamente un sinsentido.
F. Nietzsche, El Crepúsculo de los ídolos, «Los mejoradores de la humanidad». (Trad. A. Sánchez Pascual).

És coneguda la meua exigéncia al filósof perqué se situe més enllá del bé i del mal, – que tinga davall seu la il.lusió del judici moral. Aquesta exigéncia deriva d’un discerniment que he formulat per primera vegada: els fets morals no existeixen de cap manera. El judici moral té en comú amb el judici religiós la creen~a en realitats que no ho son. La moral només és una interpretació de certs fenómens, expressat de manera més precisa, una dolenta interpretació (Ausdeutung) de certs fenómens, expressat de manera més precisa, una dolenta interpretació (Missdeutung). El judici moral pertany, com el judici religiós, a un nivell d’ignoráncia en qué encara falta fans i tot el concepte d’alló real, la distinció entre el que és real i el que és imaginar¡: de manera que, en tal nivell, «veritat», designa merament coses que avui nosaltres anomenem «imaginacions». El judici moral, per tant, no s’ha de prendre mai al peu de la lletra: com a tal, sempre conté només absurditat.
F. Nietzsche, Crepuscle del ídols, ` Els «milloradors» de la humanitat». (Trad. J.B. Llinares i R. Gomar).

Sin embargo, algunas personas se desconcertan al tratar de obtenerlo remedios en l

Share

Deja una respuesta