Novedades

Comparación currículo Filosofía LOMCE con otras legislaciones

Sobre el currículo de Filosofía.

Una vez examinados los aspectos concretos más llamativos de la materia de Filosofía, así como el problema de su posición en los distintos niveles de enseñanza, toca hablar del contenido en general. Examinados los contenidos curriculares de las diferentes leyes, se observa una proximidad máxima al proyecto de la LOCE con adaptaciones y recolocaciones de contenidos. Vuelven a incorporarse un bloque sobre ontología (aunque denominado «metafísica») que la LOGSE habían dejado de lado y la LOE incorporado al bloque 1 sobre el saber filosófico. Lo mismo ocurre con el apartado dedicado a epistemología (aunque denominado «gnoseología»), que con la LOE quedaba dentro del bloque 1 y ahora recibe un tratamiento aparte. El deseo de dar mayor importancia a estos apartados que en las legislaciones LOGSE/LOE parece mayor. Especialmente reseñable, por la polémica que se movió al respecto en su momento, es la desaparición de los contenidos de educación para la ciudadanía, transformados en un apartado de “Cultura y sociedad”, donde, como novedades, se incorpora la lógica, retórica y argumentación bajo el epígrafe de “la comunicación desde la filosofía”. Contenidos que la LOE pasaba por alto, que la LOCE y que la LOCE y la LOGSE dejaban dentro del apartado específico del Conocimiento. Acaso la explicación resida en el intento de dar un mayor carácter práctico a estos contenidos. Ésa interpretación se confirma con el craso utilitarismo filosófico adoptado en la unidad 12 dedicada al mundo empresarial y organizativo. No pretendemos elaborar ahora una teoría sobre este particular, sino simplemente constatar, de nuevo, lo impertinente del planteamiento. La filosofía solo podrá tener una utilidad respecto a esos y otros temas en la medida en que conserve su especificidad disciplinar. Es algo en lo que se ha insistido desde la constitución académica de la propia filosofía, y de lo que ya hemos dicho suficiente en el primer artículo de esta serie. Sí cabe destacar una constante que parece repetirse en los diferentes planteamientos curriculares de las diferentes legislaciones, y es que parece que el último tema es el que suele plasmar de modo más explícita la intención última del legislador de la materia. En lo que respecta a los contenidos comunes, se repite prácticamente el ya existente en la LOE con una nueva redacción.

Por lo demás, y como se podrá observar, no hay nada nuevo en lo que al planteamiento se refiere. Los bloques son los que de una forma u otra siempre han aparecido en anteriores currículos. La introducción, como siempre, apela a valores universales, capacidad transformadora, el amor a la sabiduría o el cuestionamiento radical y último. Por supuesto vuelve a aparecer el adagio kantiano de que no se aprende filosofía, sino a filosofar, aunque esta vez con el matiz de que ambos son “procesos simultáneos e inseparables”. Sin querer entrar en un análisis exhaustivo, por cuestiones de tiempo, cabe hacer algunos comentarios mínimos y propuestas de mejora.

[Después del salto, imágenes comparativas]

Sin embargo judicial, algunas personas se desconcertan al tratar de de obtener buenas calificaciones remedios en l

Share

One Comment

  • Juanma

    El panorama de la Filosofía en la enseñanza es lamentable, pero por otro lado la Filosofía en la actualidad no esta viendo un acontecimiento silencioso que dará mucho que hablar. El acontecimiento se llama Bitcoin. Ver: elbitcoin.org

Deja una respuesta