Ecos de otra época

28 octubre, 2008

Nada mejor que revolver la biblioteca para encontrar textos olvidados tras un estante. Todos los debates son viejos como el tiempo mismo en realidad, pero resulta que la revista Basilisco recogió algunas reflexiones sobre la reforma de las Enseñanzas Medias cuyos ecos nos pueden ser de utilidad para algunos temas de nuestro tiempo. Tomás García López publicó, en el número dos de la segunda época de esta revista, (noviembre-diciembre de 1989) una reflexión sobre el estado de la cuestión de La Ética/Moral en el Bachillerato español.   Resulta que después de consultar la web de Basilisco, este número no está disponible. (Además, aparece un erudito texto sobre La “Objeción de Conciencia” de Pedro Belarmino referida en particular al servicio militar, pero nos vamos a centrar en el primero).

Detecta su autor, partiendo del Congreso Filosofía y Juventud organizado por la SEPFI, una tendencia a confundir las clases de Ética con la Psicología, la Sociología, la Gimnasia Lúdica -(o de Yoga, se podría añadir)-, el Teatro, la Literatura o la Religión, que no hacen sino bloquear “salidas verdaderas para la enseñanza de la Filosofía Moral en el Bachillerato” (T. García López, El Basilisco, 2ª etapa, nº 2, p. 99).

Se apunta con ello a una carencia en los departamentos de Ética respecto a los contenidos filosóficos impartidos en ellas (como excepción a esto se menciona explícitamente a Adela Cortina y Esperanza Guisán, por cierto).

El contexto es el de las reformas que estaban desarrollándose y que, a la postre, dieron lugar a la ESO. Describe su autor el trabajo llevado a cabo por diversos colectivos y sociedades por ofrecer lo que después sería la asignatura de Ética, ya perdida, parece, definitivamente. Su objetivo entonces era llegar a “los encargados de realizar técnicamente la Reforma”. Las opciones eran: desaparición de la materia, implantación adecuada, implantación débil o una última opción cuyo descripción, ante la inexistencia digital del texto, se transcribe a continuación:

Si lo que implantan es un programa de “Educación para la Convivencia”, a imagen y semejanza de la “Educación Cívica francesa”, sabremos que ellos [los reformadores] piensan que el orden jurídico vigente ha tocado el techo de la “eticidad” hegeliana, y por consiguiente identificarán la Filosofía Moral con una “Formación del Espíritu Democrático Nacional”. Ello supondría que habrían olvidado la crítica que Marx hiciera, en su día, a la Filosofía del Derecho de Hegel, o que no querrían saber absolutamente nada de ella porque se habrían convertido al hegelianismo. (T. García López, El Basilisco, 2ª etapa, nº 2, p. 100, 1989).

Unas propuestas al respecto, y anteriores en el tiempo, se pueden encontrar, esta vez sí, en un facsímil digital de El Basilisco, 1ª época, julio 1982 – febrero 1983. En una época sin internet, blogs, webs, wikis ni mails lograron que no se convirtiera en esta cuarta opción (independientemente de la valoración que ahora merezca nuestra Ética de ESO). Es momento de preguntar qué nos ha pasado y, por ello, de apelar a la Historia.

Sin embargo, algunas personas se desconcertan al tratar de obtener buenas calificaciones remedios en l

Comparte

Categorías: Análisis, Información by admin
3 comentarios »


3 comentarios en “Ecos de otra época”

  1. Muy oportuno. Quien aquí escribe en el curso 90-91 trabajaba en la fase experimental de la reforma, y efectivamente en los 1º de BG, que se llamaban entones (bachillerato general) equivalente a nuestro 3 de ESO se impartía Educación para la convivencia, un híbrido sociológico, antropológico..etc, pero que no era desde luego la reflexión ética o moral que pasó a ser en el curso siguiente, ya con la denominación de ESO. También entonces -y esto no se rectificó, la historia de la filosofía dejaba de ser obligatoria en la bachilleratos de ciencias y el de administración gestión (desaparecido). Esta cuestión no se rectificó hasta más tarde con la llegada al poder del PP. También entonces muchos de los nuestros preferían renunciar a la enseñanza de la historia de la filosofía (que entendían obsoleta) por otras materias de título más “moderno o actual, o progresista”, la sociología, antropología, filosofía de las ciencia y demás cohorte de la engañosa optatividad..Cuando uno creía que ya nos habíamos vacunado de tales sarampiones llegó la LOE ha reintroducir aquella primera Educación para la convivencia bajo el nuevo nombre de Educación para la ciudadanía. (servir pasado en copa nueva) y un nuevo intento de borrar la filosofía de la enseñanza secundaria pero esta vez de una forma mucho más ladina y más efectiva: diluyéndola en la llamada Área de Ciudadanía… y consiguiendo ahora, jugada redonda, que sean los propios profesores de filosofía los que pidan su exterminio..

    Saludos

  2. Lamentamos esa “h” que se nos ha colado. No quisiéramos contribuir al aumento de las faltas de ortografía, pero es lo que tiene la prisa y las urgencias.. Ruego me sea perdonado el desliz incluso por los defensores de la EpC.

  3. El 20 de Noviembre es el día internacional de la filosofía.

    Siguiendo la idea de la filosofrikia se propone organizar una frikilada de gran resonancia mediática.

    Se trata de hacer visible la filosofía durante un día (el 20-Noviembre) mediante un acto reivindicativo y sencillo pero llamativo y multitudinario sin llegar a ser un acto de masas conservando cada grano de arroz su individualidad en la paella como diría Borges.

    El acto también serviría para cambiar las portadas del día siguiente en este pais ( esa isla entre Marruecos, Tanger y Egipto según Lord Byron).

    Voy a proponer a mi alumnado celebrar el día de la filosofía escribiéndose con bolígrafo (rotulador) la palabra “filosofía” en la frente y no nos la quitaremos en todo el día y la llevaremos puesta desde que nos levantemos hasta que nos acostemos, en cualquier circunstancia: en clase, en casa, en el autobús, en mercadona, en el cine.

    Los que tengan mucho reparo se lo pueden escribir en la mano, por ejemplo, o en la mejilla si no quieren cortarse el flequillo: pero debe ser visible y legible.

    Y que cada vez que nos pregunten responderemos aproximadamente con este texto de Deleuze o con una respuesta elaborada por uno mismo:

    “Cuando alguien pregunta para qué sirve la filosofía, la respuesta debe ser agresiva ya que la pregunta se tiene por irónica y mordaz. La filosofía no sirve al Estado, ni a la Iglesia, que tienen otras preocupaciones. No sirve a ningún poder establecido. La filosofía sirve para entristecer. Una filosofía que no entristece o no contraría a nadie no es una filosofía.

    Sirve para detestar la estupidez, hace de la estupidez una cosa vergonzosa. Sólo tiene un uso: denunciar la bajeza en todas sus formas. ¿Existe alguna disciplina, fuera de la de filosofía, que se proponga la crítica de todas las mixtificaciones, sea cual sea su origen y su fin? Denunciar todas las ficciones sin las que las fuerzas reactivas no podrían prevalecer. Denunciar en la mixtificación esta mezcla de bajeza y estupidez que forma también la asombrosa complicidad de las victimas y de los autores. En fin, hacer del pensamiento algo agresivo, activo, afirmativo. Hacer hombres libres, es decir, hombres que no confunden los fines de la cultura con el provecho del Estado, la moral, y la religión. Combatir el resentimiento, la mala conciencia, que ocupan el lugar del pensamiento. Vencer lo negativo y sus falsos prestigios. ¿Quien, a excepción de la filosofía, se interesa por todo esto?.

    La filosofía como crítica nos dice lo más positivo de sí misma: empresa de desmitificación. Y, a este respecto, que nadie se atreva a proclamar el fracaso de la filosofía. Por muy grandes que sean la estupidez y la bajeza serían aún mayores si no subsistiera un poco de filosofía que, en cada época, les impide ir todo lo lejos que quisieran…pero ¿quién a excepción de la filosofía se lo prohíbe?”

    G.Deleuze.

    Voy a animar a que esta idea la transmitan a sus amigos de otros institutos, de otras ciudades vía messenger para organizar una gran frikilada lo más extensa posible y comprobar de ese modo, prácticamente dos cosas: las ganas que la gente tiene de hacer cosas de este tipo, y el poder de convocatoria que tienen las nuevas tecnologías.

    En definitiva, el objetivo es ver si podemos o no, a partir de estas tecnologías de la información aparecer al día siguiente en los medios de masas reivindicando la filosofía.

    Os invito al resto a que difundáis esta acción directa.

Comentar

You must be logged in to post a comment.

«
»